¿Estamos todos Obligados a Cambiar nuestra Educación?

En Colombia al igual que en toda Latinoamérica estamos en la necesidad de mejorar la calidad de la educación, tenemos que entender que es una tarea “demasiado importante para dejarla en manos de los gobiernos de Turno”.

Todos tenemos que entender que hay un reto frente a la innovación y la calidad de la educación como estrategia de competitividad y equidad. Tenemos que entender que la obsesión de los países latinoamericanos por su historia, es una de las claves que no ha permitido proyectarse al futuro.

Una de las primera impresión que tuve cuando empecé a conocer la industria de la Educación y viaje a Singapur, uno de los tantos países que he visitado. Una de las cosas que mas me impresiono es que al llegar a una casa de cambio note que los billetes no tenían impresa la cara de ningún prócer de la historia de ese país, como sí sucede en el resto de naciones latinoamericanas, sino universidades, jóvenes y estudiantes.

Este simple aspecto evidencia el arraigo al pasado de los países latinoamericanos, algo que sí lograron superar naciones en escala ascendente como Corea del Sur, que hace 40 años tenía índices de pobreza más elevados que los de Colombia. Avance que, según algunos grandes economistas a nivel mundial lo consideran una de las obsesiones que tienen los asiáticos por el futuro con la educación como el eje fundamental.

Bill Gates, en una de sus entrevistas explicaba por qué a los países asiáticos les va mejor que a los latinoamericanos. La respuesta de Gates fue que a estos últimos les falta humildad, lo que le sobra a naciones como China, India y Singapur, que están enfocadas en mejorar cada día, pese a que sus economías ya van en una pendiente de ascenso.

Gates decía que estas naciones están mirando todo el tiempo a sus países vecinos para mejorar. Lo cual es paranoia constructiva increíble, y que considera necesaria para evitar caer en los triunfalismos propios de los 

países de la región, que se evalúan partiendo de su historia y no de los procesos de otras naciones desarrolladas.

Un estudio sobre satisfacción de educación superior en América Latina realizado por el Banco Iberoamericano de Desarrollo, BID, según el cual el 85% de los costarricenses, el 84% de los venezolanos, el 82% de los cubanos y el 72% de los colombianos están satisfechos con la educación de sus respectivos países.

Sin embargo, dentro del ranking de las 250 mejores universidades del mundo realizado por el diario Times de Londres, solo aparece una institución educativa latinoamericana. Se trata de la Universidad de Sao Paulo de Brasil, que está en el puesto 251 y en Colombia está la Universidad Javeriana que está de 501 – 600 , pese a que países como México y Brasil se encuentran dentro de las 12 economías más grandes del mundo.

Otro dato que explicaba en días pasados en un conversatorio sobre educación es que sólo el 2% de la inversión mundial en investigación y desarrollo tiene lugar en los países latinoamericanos. Mientras que el 28% se lo llevan los asiáticos, el 30% los europeos y el 39% los norteamericanos.

La pregunta que nos tenemos que hacer hoy en día es ¿Que tanto estamos obligados todos a involucrarnos en la Educación de nuestro país?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *